Ciencia Ficción Boliviana (VII)

Última entrega sobre la Ciencia Ficción Boliviana con la que intentamos realizar un repaso de la ciencia ficción escrita en nuestro país. Hay muchos textos que faltan, así como nombres y autores, pero el presente blog está creado para reparar esa falta. Aqui pueden revisar la primera parte, la segunda, la tercera, la cuarta, la quina y la sexta.

A modo de conclusiones

En la introducción de este texto ya se planteaba que Bolivia era un territorio ideal para la ciencia ficción. En este país las adaptaciones a tecnologías extranjeras para su utilización en nuestro territorio, la mezcla de elementos modernos y antiguos, el establecimiento de políticas que para algunos resultan futuristas, fenómenos educativos como el uso de blogs para el periodismo urbano en regiones con mínimo acceso a fuentes de información, y guerras civiles por elementos tan básicos como el agua, parecen narrar una novela de género en las propias calles.

Es en este espacio que los nuevos autores que surgirán, con ansias o no de publicar ciencia ficción, se verán en medio de un universo en que las cholitas manejan negocios millonarios con teléfonos celulares, los políticos dejan sus coches flamantes que han pasado ilegalmente la frontera en manos de mecánicos sin ninguna instrucción formal para tomar un transporte público de mayor y mejor regularidad que el europeo, con vehículos similares a los usados en cuba y ancianos que no tienen alcantarillado en sus pueblos pero charlan con sus hijos en los Estados Unidos por medio de Skype. Estos autores no podrán hacer otra cosa que escribir ciencia ficción.

Y quizás haya más libros bolivianos del género, y el siglo pasado tenga todavía algunos tesoros por descubrir, y posiblemente la próxima redición de este mismo artículo traiga novedades y noticias que nos alegren a todos. Pero la verdad es que en este momento en Bolivia existen escritores y existen lectores (aunque ni unos ni los otros lo sepan completamente). El reciente resurgir de editoriales como nunca se ha visto, o quizás el Internet como sistema de autopublicación puede funcionar, quizás nombres como los de Edmundo Paz Soldán en el extranjero sirvan para promover algo más esta tendencia. Pero creo que para comprender lo que ocurre en Bolivia y para entender lo que podemos llegar a sufrir si no nos cuidamos, es muy importante leer buena ciencia ficción escrita en nuestro país.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar