“Huari”, una epopeya para creer, de Ronnie Pierola Gómez




RESEÑA

Iván Prado Sejas
Ronnie Pierola Gómez es el autor de la novela "Huari", una obra de narrativa fantástica que se circunscribe en el neoindigenismo latinoaméricano y en el postmodernismo dentro de la literatura universal. La creatividad e imaginación de Pierola hacen que resurjan los dioses, semidioses, humanos, seres mitológicos, magos, y otros personajes del mundo andino en una historia por demás singular.   

Huari, semidios, despierta de un sueño que duró millones de años en el cosmos. Su despertar impacta en el alma andina y todos se preparan para lo peor. Huari dispuesto a acabar con la vida humana en la Tierra, organiza sus fuerzas destructoras compuestas por jukumaris, condores, kharisiris, y toda una gama de seres mitológicos. Quechuas, urus, aymaras y otros,  se preparan para el conflicto mayor. Varones y mujeres se entrenan para la lid. Sentimientos de odio y amor se contrastan, y los humanos forman un hervidero de emociones. Huari desea conocer de cerca a los humanos, y usa una estratagema para meterse en las comunidades indígenas. A partir de ahí la historia cambia, y el destino del orbe toma otro rumbo.

"Huari" es una novela que transcurre en un espacio y tiempo que corresponden al mundo andino y los personajes: indígenas, seres mitológicos, brujos y semidioses, interpretan un acontecimiento que tiene una repercusión, no sólo en la vida de las personas, sino en la propia existencia de nuestro mundo. El tiempo configurado por una serpiente que se muerde la cola, con un inicio y final que se juntan, representa la eterna dualidad que se manifiesta y mantiene al Universo. En Huari, esta dualidad emerge y se hace presente para dinamizar la vida y darle significado. Asimismo, el idilio amoroso fusiona y permite las transacciones del contacto humano hacia la homeostasis.  

"Huari" es una obra que refuerza (con creces) el movimiento neoindigenista en la literatura boliviana y latinoamericana, y dará mucho que hablar en el mundo literario.     

Ref. Bibliográfica


-Pierola G. Ronnie (2017). Huari. Cochabamba: Grupo Editorial Kipus

HUARI, NOVELA ÉPICA QUE RESCATA LEYENDAS





Opinión*
 
En los jardines del Centro de convenciones El Portal, se presentó la mañana de ayer la novela “Huari”, escrita por el abogado Ronnie Piérola Gómez.

La novela resultó finalista del Concurso Internacional de Novela Kipus, en su segunda versión.

ARGUMENTO La obra rescata diversas leyendas latinoamericanas para dar vida a un personaje mítico que surge de las entrañas del mundo para reclamar su dominio sobre el planeta. Utilizando elementos de la fantasía épica (explotada mayormente en historias de tipo medieval), relata la lucha entre el semidios Huari y la humanidad, la que a su vez es defendida por una ñusta que evoca a la Virgen del Socavón de la ciudad de Oruro y cuyo desenlace dará nacimiento al fastuoso Carnaval de la ciudad altiplánica, conocido internacionalmente y declaradio Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

En este mundo fantástico de enormes cóndores y osos luchando junto a personajes míticos, las leyendas y tradiciones bolivianas, así como sus espacios montañosos o sus desiertos de sal, se prestan a un relato épico que gira al rededor de la idea de que la humanidad puede tener un futuro, si así lo desea.

“Es un trabajo que busca despertar el interés del lector en las historias y tradiciones propias de Bolivia a través de un relato fantástico que enaltece el espíritu y fortaleza del ser humano, enmarcando su propósito en una esperanza regida por el amor pero en ocaciones limitada por el egoísmo”, señaló el autor.

Por su parte, la editorial Kipus espera que esta novela sea una lectura atractiva para la población en general y para los jóvenes en particular, a quienes invita a abrir la imaginación a través de las páginas de este libro.

El uso de mitos y leyendas de la tradición boliviana en relatos, explotado en la literatura de antaño, encuentra en “Huari” códigos de la narrativa contemporánea y un dinámico manejo del lenguaje.

CONCURSO La novela “Huari” estuvo entre las 10 finalistas de la última entrega del concurso que organiza la editorial Kipus cada dos años. La última versión se realizó el pasado 2016 y el escritor español José Ignacio Guerrero ganó los 20.000 dólares del premio con su novela “Sua Quella Hulla, los dos sombreros del Gallego”.

*Fuente: http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2017/0802/noticias.php?id=226367

Gonzalo Montero Lara: Una teoría de la ciencia ficción boliviana



Ronald Rodríguez Gonzales (*)
Plaza Catorce

Gonzalo Montero Lara (7 de julio de 1952) es un escritor e intelectual cochabambino, quizás uno de los más queridos. Ha producido como escritor, poeta, comunicador social, humorista. Es además médico familiar y del deporte. Es integrante y miembro fundador de Supernova. Ha publicado los libros: Miradas del Silencio, Rosas de Fuego, Latidos del Tiempo, Huellas de Luna, El Misterio de las Tres Tetillas, Picardías Cochabambinas, Punto G y Apodos de Tarata.

Nos reunimos con él para hablar de un tema que le apasiona, concretamente se encuentra trabajando en una tesis para definir y explicar el fenómeno que estamos viviendo en torno a la literatura cochabambina. Gonzalo Montero plantea el género de la “ciencia ficción boliviana”, como integrante del ramaje de la ciencia ficción latinoamericana.

Reunidos en la mesa de un café de la ciudad, empezamos a conversar sobre el tema en concreto; le pedimos que desarrollara una práctica y esquematizada explicación que empieza así:
La ciencia ficción latinoamericana pertenece a una fragmentación del sentimiento de los autores de toda la literatura universal, por tanto, cada una de las corrientes de los géneros sistematizados o clásicos, hay un surgimiento de las expresiones de naciones sin hegemonía planetaria, cuyas palabras se hallan arrinconadas.
La fantasía como parte integrante de ese ramaje tiene el mismo arrinconamiento casi colonial.

En la década de los ochenta se hizo un acuerdo tácito con los escritores latinoamericanos, sus voces se elevaron al concierto mundial para señalar que sus pueblos también sienten, piensan y fantasean.
En Bolivia antes de los ochenta, existieron de manera aislada algunas obras de ciencia ficción. El tarijeño Oscar Alfaro publicó "Don quijote en el siglo veinte". Luego Don Armando Montenegro: "Víctima de los siglos", probablemente de corte utópico publicado en 1989 (no pudimos conseguir el libro), y luego Werner Pless escribe "Utopía 2487”, donde muestra una sociedad utópica adonde se acomoda un hombre que viene del pasado, descubriendo con asombro el futuro revelado.

El cochabambino Fernando Aracena, en su fabulosa novela “Latinoamérica 2025” muestra una sociedad distópica controladas por un gobierno infame, relata poderes absolutos elitarios de humanos segregacionistas, a ellos se enfrentan grupos subversivos que se dan a la tarea de eliminar a los predecesores, la generación que llevaron a la destrucción de la tierra. Quizás Aracena es el primero en denominar el género como Ciencia Ficción Latinoamericana en la década de los noventas.

Pero para hablar de una tesis en concreto debemos señalar sus elementos teóricos: Fernando Aracena pone la semilla fundamental para el desarrollo de la ciencia ficción boliviana contextualizando hacia Latinoamérica. Existen elementos muy propios de la literatura boliviana de ciencia ficción con relación a la corriente mundial que se asemeja en su cimentación a los clásicos. Sin bien, durante la cultura quechua, dos autores peruanos: José María Arguedas y José A. Lira, recuperaron de las tradiciones orales de los quechuas el cuento llamado “El Joven que Subió al Cielo”, que sin dar una excesiva rienda suelta a la imaginación tiene muchas de las características de una obra contemporánea, acorde al modelo anglo europeo, y hago esta mención porque en Bolivia existe la tendencia de varios autores de recuperar los mitos, leyendas y saberes de nuestros pueblos originario andino amazónicos y otros, como base argumental para sus narraciones. En este sentido, llamamos a estas corrientes literarias definiendo sus ropajes de las culturas de base, definiéndolas como indigenista, nativa, originaria. Personalmente creo que si puntualizamos los aspectos predominantes que es menester señalar:

1.- Los fenómenos ocurren más por la vertiente social que por el cauce tecnológico, esto obedece a la diferencia en el desarrollo de la tecnología con el hemisferio Norte. Refleja la dinámica social que los latinoamericanos percibimos en el día a día. Existe asimetrías sociales, luchas de clases, estigmas de la explotación y la pobreza, atentados ecológicos, corrupción, degradación humana, desvaloración de las sociedades.
En este aspecto muchos autores del establishment podrían considerar que nuestro esfuerzo literario es subversivo. En efecto lo es. Se han estudiado la mayor parte de las obras que existen en la corta historia del género, los autores han creado obras cuyo tema central son guerras de los pueblos oprimidos, contra grupos poderosos, bélica y económicamente, que gozan de todos los privilegios posibles en diferentes universos. Es subversivo lingüísticamente porque genera un neolenguaje a partir de la amalgama de las lenguas originarias con las lenguas impuestas.

2.- Recupera mitos leyendas y tradiciones de cientos de culturas y pueblos, algunos de los cuales recién van emergiendo con los descubrimientos arqueológicos y sus saberes se los van conociendo a través de la decodificación de sus formas expresivas y mensajes ideográficos, lenguajes, símbolos. Por cuanto su origen se apoya en mitos y leyendas de los pueblos originarios de las diferentes culturas que forman nuestro estado plurinacional. La mitología andino-amazónica, pasando por la bisagra articuladora de los pueblos de los valles meso térmicos del territorio, proveen una rica cantera de material para permitir el vuelo fantástico de esta generación de escritores.

3.- La ciencia ficción boliviana no es esclava de la camisa de fuerza positivista, no existe prisión en el método científico. El postulado camina en un estrecho lindero entre la fantasía y la ciencia. La presencia de seres sobrenaturales, llámese espíritus, dioses, entidades, irreales, es una constante aun hoy en pleno siglo XXI, que no se diferencia mayormente de otras visiones religiosas como las doctrinas judeocristianas, islámicas, hinduistas, etcétera. Por tanto, rompemos los barrotes dando lugar a narraciones, donde lo sobrenatural es presente como una alternativa que explican los sucesos históricos desconocidos, y permite diseñar los mundos futuros con mayores probabilidades.
Esta propuesta literaria contiene signos y símbolos de culturas ancestrales y universales. La rica y misteriosa iconografía de los pueblos originarios son evidentes en este género. El enigmático legado preincaico de Tiahuanaco. Las enigmáticas civilizaciones y restos de culturas como  la Tiahuanacota, Chimú, Nazca, Mochica, Chavin, Paracas, Maya, Tolteca, Azteca,  etcétera, sumados los misteriosos restos arqueológicos de las piedras de Ica, los moais de la Isla de Pascua  y leyendas de cientos de pueblos como los Urus, Araucanos, Onas, Patagones, Hopi, Pueblos…, cuyos restos identificados por evidencias consistentes, y otros solo por los ahora valiosos “fósiles tradición” de muchos cronistas de la colonia; todo esto hace de nuestro pasado un maravilloso pero denso tejido que sugiere que estos pueblos establecieron contactos entre ellos y con civilizaciones de otros continentes y tal vez con otros universos.

4.-  Ante la eclosión científica contemporánea que ha superado en muchos casos hasta las más delirantes predicciones de los llamados profetas de la ciencia ficción en el pasado, nuestra corriente vuelve los ojos a las sabidurías primordiales de las culturas desaparecidas o en la clandestinidad, buscando respuestas sobre el devenir de los tiempos, sin que esto signifique un rezago en el pensamiento, pero sin duda pone en evidencia un intento de retorno a los conocimientos ancestrales.

En una reflexión que realizamos con los integrantes de Supernova, que constituyen la vanguardia boliviana de la narrativa fantástica y de ciencia ficción, sobre el denominativo de esta vertiente que corre varios años en la literatura nacional y mundial, merced a las redes sociales, no es de mayor importancia que la narrativa boliviana lleve diferentes denominativos. Lo importante es que forma parte de un vigoroso tronco que es la narrativa latinoamericana, que en fondo tiene todas las características señaladas con ciertos matices diferentes. Varios países hermanos como Perú, Argentina, Ecuador, Brasil, México,  realizan una tarea integrando lazos con todo un conglomerado de escritores latinos con el objetivo común de desarrollar este género en beneficio de nuestros propios pueblos y naciones, organizando además congresos, encuentros y antologías con este propósito.

(*) El autor es escritor boliviano, ganador del Premio Nacional de Literatura Santa Cruz 2011.

Fuente: http://plazacatorce.com/index.php/opinion/item/390-gonzalo-montero-lara-una-teoria-de-la-ciencia-ficcion-boliviana

Mítico Verne será analizado en la Habana

Fuente*

El mítico escritor francés de ciencia ficción Julio Verne (1828-1905) cruzará el Atlántico hasta La Habana, la primera ciudad latinoamericana que acogerá, del 28 al 30 de junio, un evento internacional donde se reunirán expertos y entusiastas de la obra verniana, procedentes de unos ocho países.

"Los viajes extraordinarios de Julio Verne" será el tema principal del II Congreso Internacional Verniano, dedicado al autor, el segundo más traducido de la historia después de Agatha Christie, señala un comunicado remitido a Efe por la Sociedad Hispánica Jules Verne, organizadora del evento.

La Casa Víctor Hugo, en La Habana Vieja, será la sede de la cita, que incluye conferencias magistrales, debates sobre la vida y la obra del escritor y la proyección de películas basadas en su obra, entre las que resaltan "De la Tierra a Luna" (1902) y "Viaje a través de lo imposible" (1904), de George Méliès.

También se presentarán novedades editoriales como "La corriente del Golfo", un libro "olvidado" de Juan Manuel Planas, apodado "el Verne cubano" y del que verá la luz una edición conmemorativa casi 100 años después de su primera publicación.

Los asistentes al congreso podrán comprar además "El marqués de los Tilos y otros cuentos", un volumen de relatos de Verne inéditos hasta el momento en Cuba y traducidos del francés al español por Ariel Pérez Rodríguez, presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne.

El foro cuenta con el respaldo del Instituto Cubano del Libro, las embajadas de Francia y España en Cuba, la Alianza Francesa, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos y la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe, entre otras instituciones.

Verne, considerado el iniciador de las novelas de ciencia ficción, escribió obras de viajes y expuso a fines del siglo XIX, regiones ignotas para Europa.

LA INFLUENCIA DE JULIO VERNE

Jules Gabriel Verne, conocido en los países hispanohablantes como Julio Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828 - Amiens, 24 de marzo de 1905), fue un escritor, poeta y dramaturgo francés célebre por sus novelas de aventuras y por su profunda influencia en el género literario de la ciencia ficción. Es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo. Novelas como "De la Tierra a la Luna" y "20 mil leguas de viaje submarino", anticiparon el futuro.

*Recuperado de: http://www.lostiempos.com/actualidad/cultura/20170621/mitico-verne-sera-analizado-habana

Ana Triveño presenta su libro Literarte

Ana Triveño presenta "Literarte"

Lecturas, Los Tiempos*
  

La joven escritora Ana Triveño lanza su octavo libro para el deleite de su ya extenso público lector. Esta vez se trata de un libro de cuentos que titula “Literarte”.
Triveño respondió algunas preguntas para Los Tiempos sobre su nueva obra y proyectos futuros.

¿Cómo comenzó este proyecto?
—Es la octava producción, es mi primer libro de cuentos; algunos escritos en colegio, otros este mismo año. El nexo que los une es la opción por los finales inesperados; tengo un par que son fantásticos, pero igualmente tienen ese giro al final en que se da la incógnita.

¿Hay un propósito o hilo conductor?
—Este libro es más que todo mi inquietud de comunicarme. Además, el año pasado no publiqué, entonces también ha sido como una llamada para decir que sigo aquí.
Por otro lado, como vengo trabajando con mi tercer libro de la trilogía “Devorador de almas” que se publicará a finales de este año, este libro de cuentos es como un adelanto.

¿Hay una trama específica que haga el conjunto?
—Más que todo, aparte de los finales inesperados, me interesa mucho explorar el lado secreto de las personas. Hay cuentos de esquizofrénicos por ejemplo, de lesbianas, de asesinos, entre otros, desde ese punto de vista oscuro; pero también está el otro lado. 
Porque si bien la literatura puede llevarte a lugares oscuros y rincones locos, siempre te tiene que traer de nuevo a la luz; entonces también tiene historias que más bien inspiran a dar lo mejor de sí mismos, a perseguir nuestros sueños y el amor que es lo más importante.
Con base en todo eso es que he sacado este conjunto de cuentos y con ellos intento hacer eso, ese viaje desde la oscuridad a la luz.

—¿Cuántos libros?
—Comencé con “La luna de Apolo” en el 2009, “Cazador de sombras” en 2010, “La muerte quiere morir” en el 2012, “Sibelle para Benjamín”  en el 2013; el 2014 hice mi tesis; el 2015 publiqué “Canciones del corazón mojado” que es la primera parte de mi trilogía “Devorador de almas”; y el 2016 hice “Recuerdos del corazón perdido”, que es la segunda parte de la trilogía. 
La tercera parte que estoy preparando ya tiene público en expectativa, lo que más me costó es encajar las dos partes, pues esta saga no transcurre después  de la otra, sino que transcurren al mismo tiempo pero en diferentes perspectivas; pero las dos historias ocurren en un mismo tiempo y espacio.

*Fuente: http://www.lostiempos.com/actualidad/cultura/20170604/ana-triveno-presenta-literarte

"El primer peruano en el espacio" de Daniel Salvo






Reseña de Libro: El Primer Peruano en el Espacio de Daniel Salvo
Tanya Tynjala*
El cuento “El Primer Peruano en el Espacio” es un clásico de la ciencia ficción peruana. Hace ya mucho tiempo que circula en forma de e-book y ha sido incluido en el Apex Book of World SF 2, editado por Lavie Tidhar. Ediciones Altazor lo ha publicado en papel, junto con otros cuentos de este talentoso escritor y difusor de la ciencia ficción peruana.

En este libro encontramos temas recurrentes de la ciencia ficción, pero enfocados desde la perspectiva latinoamericana, siendo así innovador. Por otro lado realiza muchas referencias a las culturas prehispánicas, pero no en concordancia con esas corrientes “New Age”, que insisten en el carácter extraterrestre de dichas culturas. En ese aspecto Daniel hace un trabajo muy cercano al que J.H. Rosni Âiné realizó con la prehistoria, es decir reelaborar mitos y así dar a entender la existencia de una tecnología perdida para el presente. Esto se aprecia claramente en el último cuento llamado “Quipucamayoc”, en donde el personaje principal para vengar a su pueblo de la tiranía del imperio Inca, se vuelve experto en quipus (sistema mnemotécnico mediante cuerdas de lana o algodón y nudos de uno o varios colores desarrollado por las civilizaciones andinas), para así poder contaminar el mensaje de los mismos y hacer caer el sistema de contabilidad del imperio, en otras palabras nos encontramos ante uno de los primeros Hakers de la historia. Curiosamente el antropólogo Gary Urton de la Universidad de Harvard, ha comparado los quipus incas como sistema contable con el código ASCI de las computadoras. Es decir que Daniel en vez de apelar al manido estereotipo del origen extraterrestre de las culturas precolombinas, nos plantea algo mucho más interesante y verosímil: ¿Y qué tal si simplemente ellos conocían una tecnología que nosotros ya no somos capaces de entender? ¿O es que somos pueblos tan tontos que la única explicación posible ante un avance científico por parte de nuestros antepasados es el de fuera?

Interesante es notar también que el primer cuento, que da nombre al libro, empieza en el futuro y el último nos regresa a la tierra durante el imperio incaico y entre ellos encontramos cuentos que muchas veces entrelazan la ciencia ficción con el terror y, como dice el comentario en la contratapa, en donde los monstruos también se llaman racismo, corrupción y decadencia. El mensaje político de los textos es bastante obvio, sin ser panfletario. Como todo escritor que se respeta, Daniel Salvo confía en la inteligencia de sus lectores para sacar sus propias conclusiones.

En muchas historias hay una relación macro/micro interesante, que hace reflexionar al ponerse literalmente en la piel del otro. Es lo que sucede con la primera historia, en donde el racismo cobra matices interestelares que de alguna forma son un espejo a la actitud paternalista de países autodenominados “desarrollados” frente a “culturas inferiores”. Al remplazar al grupo de poder con extraterrestres e imitar el discurso “culturizador” y protector se aprecia mejor lo absurdo de la situación.

Esta situación absurda se aprecia también en el cuento “El Arca”, en donde gente rica propone a otros menos afortunados la gran oportunidad de salvarse de una hecatombe mundial. Poco importa que esa oportunidad signifique casi la esclavitud, los ricos presentan la propuesta como un gran favor realizado por generosidad.

Por otro lado un cuento que expresa bien la relación macro/micro es “El día que pasaron las naves”, en donde curiosamente la llegada de las naves no afecta para nada la vida de ese país, preocupado más bien por evitar un fraude electoral. Y eso me hizo pensar en cuánto afectará en realidad una elección a un nativo de la Amazonía. Supongo que nada, que él seguirá con su vida igual que siempre, sin pensar en qué lado de la frontera se encuentra pescando para su familia. Y es que en todos los niveles se comete el error de querer pensar por el otro. Es la soberbia que nos causa pertenecer a la civilización. En “Clase de Historia” los intelectuales de ese mundo hipertecnificado se convierten en marginales, dispuestos a todo por sobrevivir. En “La rueda del progreso”, poco importa al personaje principal si el supuesto progreso esconde la más terrible opresión. Sin embargo en “El agua”, el personaje principal, gracias a su hijo, comprende que quizá la solución para escapar de una espantosa realidad postapocalíptica no radica en esperar a un supuesto salvador externo, sino en confiar en nuestras capacidades y no olvidar nuestros conocimientos pasados. Así pues civilizado es quien sabe adaptarse a su entorno y sacarle partido y no quien pertenece al grupo de poder.

Otros dos cuentos que nos cuestiona profundamente el significado de la civilización son El refugio, en donde la utopía se transforma en una terrible decepción con matices racistas y La máscara del fin del mundo, la que inclusive nos plantea la posibilidad de no ser la inteligencia superior en la tierra. Este cuento nos presenta además un homenaje a Edgar Allan Poe.

El homenaje a escritores claves para Daniel Salvo es otra característica de este libro. Así pues “La máscara del fin del mundo” hace referencia directa a Poe, “El nombre no es lo importante” a Isaac Asimov, “Necronomicrón Peruvianis” a José Adolph y evidentemente a H.P. Lovecraft. Hay varios otros cuentos que hacen referencia, algunas veces inclusive directa, a Lovecraft hasta el punto de poder hablar de un universo lovecratiano en la obra de Daniel Salvo. Caen en esta categoría los cuentos: “El horror en la cueva”, “El profundo”, “La bestia olvidada por el tiempo”, “La hija del mar” y “La raza perdida”. Todos ellos parecieran salidos de las mejores pesadillas de Lovecraft. Sin embargo el primero nombrado (Necronomicrón Peruvianis) sobresale del grupo pues se trata además de un cuento con una buena dosis de humor. Y es que si bien la mayoría de los cuentos en este libro dejan una desagradable sensación de angustia luego de leerlos, no impide que algunos nos hagan más bien sonreír, aunque en ciertos casos es la sonrisa malévola de quien disfruta de la desgracia ajena. En “El Arca”, la absurda buena voluntad del rico se ve reforzada por una técnica cómica clásica como es la repetición. Y es que la oferta de salvar la vida se extiende también a los miembros de la familia aunque por motivos de espacio, ésta se limite a no más de tres persona, frase que se repite constantemente durante el cuento, provocando una sonrisa cada vez. En el cuento de viaje temporal “El escritor más famoso del mundo”, un hombre es asediado por sus futuros seguidores, hasta en lugares que él cree privados. “En la donación”, se critica veladamente la burocracia latinoamericana que es capaz de arreglar cualquier situación extraña con tal de poder embolsillarse donaciones hasta del mismo diablo (y esto dicho literalmente). Y en “El amante de Irene” y “La poción”, Daniel Salvo nos explica la diferencia entre sexo y género de formas tragicómicas.

Es sin embargo “Necromicrón Peruvianis” quien no solo sobresale por sus homenajes y bien utilizadas referencias, sino también por sus propuestas innovadoras. Cuando los escritores del Nouveau Roman trataron de convertir al narrador y a la obra en otros personajes más, solo lograron hacer novelas sin pies ni cabeza y soberanamente aburridas. Sin embargo Daniel Salvo no solo se convierte en personaje de su historia, sino que logra hacer que el libro entre también en ella.
 

Este es un libro que recomiendo calurosamente, les aseguro que no se arrepentirán. Daniel Salvo prueba que para ser un buen escritor hay que leer mucho y por otro lado demuestra que los años de experiencia cuentan.

PS. Querido Daniel, si tu versión del Necronomicrón no tiene sello K’oppi Ra Ikt, quizá una secta llamada K’Rehati Vet’K O’mmhons te pueda ayudar.

*Fuente: http://amazingstoriesmag.com/2015/01/resena-de-libro-el-primer-peruano-en-el-espacio-de-daniel-salvo/